Últimas entradas del blog

Gastromanía, redefiniciones y ausencias

El objetivo era abordar una redefinición de la gastronomía y eso se hizo; con rigor filológico, con pasión cocinera, con miradas universitarias, con ironía de la buena, con provocación y (casi) escándalo y con revisiones de los clásicos al mismo tiempo que con prospectiva....

Read More

Palabra del territorio

La España vaciada, lo que llamamos el territorio, lo tiene todo para atrapar a los habitantes de las ciudades y convertirlos en aliados en su lucha contra la despoblación. "Hecho en los...

Read More

Blog de
Miguel Ángel Mainar Jaime

Blog de Miguel Ángel Mainar Jaime

Periodismo Agrolimentario no nace únicamente de una pulsión periodística y agroalimentaria largamente cultivada, sino también de la constatación objetiva de que esta profesión o este ejercicio profesional necesita de voces que lo defiendan, que lo impulsen, que lo mejoren, que lo critiquen…

Suscríbete a Periodismo Agroalimentario

  • Envalentonado, decidió hacer la solicitud de la #PAC sin ayuda de su sindicato. Cuando terminó ya la habían reformado otra vez #Agrorrelatos

  • Y dijo el profeta: Recelad, las flores tardías no son caricias del paternal otoño, sino heraldos del desastre #agrorrelatos #cambioclimático

  • Desde que murió la abuela no comemos higos. Los pájaros saben que la vieja que ahora hace punto bajo la higuera es de trapo #Agrorrelatos

  • Aquel día la oveja negra pasó desapercibida porque todas vestían de luto por su pastor #agrorrelatos #SiempreIranzo

  • Cuando no araban la tierra se reunían para rezar y lo hacían tanto y tan alto que apenas se oía nada, ni siquiera la palabra de #Dios #agrorrelatos

  • Se van los vecinos, callan los campanarios y las huertas feraces quedan a merced del silencio… y de las zarzas #agrorrelatos

Miguel Ángel Mainar Jaime

Quién

En su día mi madre pensó que me matriculaba en Periodismo porque no había sacado suficiente nota para entrar en Medicina, y aunque lo de la nota es verdad, lo cierto es que al final de mi adolescencia, las letras tiraban más de mi espíritu que el bisturí...