Últimas entradas del blog

El Mar Menor como mensaje

Estamos en tiempos de verdades a medias, medias mentiras y mentiras enteras, de manipulación y de posverdad, que lo incluye todo. Cada cual se siente con el derecho de contar las cosas no como son, sino como quiere que sean, porque la verdad no existe y, por tanto, el que vale es el ángulo con … El Mar Menor como mensaje Leer más »

Read More

Amigo hostelero

No es fácil aportar algo útil que contribuya a superar o sobrellevar la situación, pero se me han ocurrido, desde la comunicación, que es desde donde a veces puedo acertar, unas pocas...

Read More

Blog de
Miguel Ángel Mainar Jaime

Blog de Miguel Ángel Mainar Jaime

Periodismo Agrolimentario no nace únicamente de una pulsión periodística y agroalimentaria largamente cultivada, sino también de la constatación objetiva de que esta profesión o este ejercicio profesional necesita de voces que lo defiendan, que lo impulsen, que lo mejoren, que lo critiquen…

Suscríbete a Periodismo Agroalimentario

  • Envalentonado, decidió hacer la solicitud de la #PAC sin ayuda de su sindicato. Cuando terminó ya la habían reformado otra vez #Agrorrelatos

  • Y dijo el profeta: Recelad, las flores tardías no son caricias del paternal otoño, sino heraldos del desastre #agrorrelatos #cambioclimático

  • Desde que murió la abuela no comemos higos. Los pájaros saben que la vieja que ahora hace punto bajo la higuera es de trapo #Agrorrelatos

  • Aquel día la oveja negra pasó desapercibida porque todas vestían de luto por su pastor #agrorrelatos #SiempreIranzo

  • Cuando no araban la tierra se reunían para rezar y lo hacían tanto y tan alto que apenas se oía nada, ni siquiera la palabra de #Dios #agrorrelatos

  • Se van los vecinos, callan los campanarios y las huertas feraces quedan a merced del silencio… y de las zarzas #agrorrelatos

Miguel Ángel Mainar Jaime

Quién

En su día mi madre pensó que me matriculaba en Periodismo porque no había sacado suficiente nota para entrar en Medicina, y aunque lo de la nota es verdad, lo cierto es que al final de mi adolescencia, las letras tiraban más de mi espíritu que el bisturí...