Sobremesa se adentra en la diferencia entre carne de vaca y de buey

Abro la revista Sobremesa del pasado mes de abril que estaba todavía intonsa sobre mi escritorio, no por falta de interés, sino de tiempo. La página 44 da inicio a un interesante artículo sobre la carne de buey que comienza con una pregunta-denuncia: ¿Por qué lo llaman buey cuando quieren decir vaca?

El periodista firmante del reportaje no quiere hacer sangre, pero se coge del brazo con la ironía para señalar el “aparente ejercicio de transformismo mortuorio, por el cual las vacas aniquiladas terminan adoptando el sexo masculino en comercios y restaurantes, bajo forma de brazuelo, solomillo, babilla o costillar”; a lo que añade: “y esto hace ascender su importe igual que burbujas dentro de una botella de cava”.

En los siguientes párrafos el redactor se afana por dar una explicación a esta circunstancia y rescata las afirmaciones que, según dice, realizó en su día el presidente dela Asociación Galega de la Carne al diario La Voz de Galicia, de acuerdo con las cuales en esta costumbre de dar vaca por buey “no existe ánimo de engaño”. Sobremesa recoge así las explicaciones del portavoz gallego: “La calidad del buey y de la vaca son absolutamente equiparables. Lo que ocurre es que al primero se le alimenta de forma tradicional, lo cual aporta unas características especiales a su grasa, que no se convierte en sebo. Pero una vaca cebada de forma similar puede alcanzar estándares de sabor y aptitud idénticos y si se vende una carne por otra es sólo por el afán de perpetuar la tradición, porque en Galicia, como en el resto de España, históricamente se ha comido siempre buey. Hoy sería absurdo intentar seguir criándolos, pues habría que vender su carne a un precio prohibitivo”.

Habrá quienes piensen que en estas palabras se resume alguno de los problemas más importantes de la agroalimentación española. Otros, quizá, encuentren en ellas la solución.

La entrevista original se puede consultar aquí.

Comparte esta entrada

2 comentarios en “Sobremesa se adentra en la diferencia entre carne de vaca y de buey”

  1. Ah, pues es reconfortante saber que se hace lo imposible por mantener las tradiciones (que al final es lo que importa) y que hoy como siempre seguimos comiendo carne de buey (guiño, guiño)

    Hey! hablando de vacunos, se me ocurre que podíamos intentar perpetuar la tradición de los toros igual de bien, no? En lugar de sacar toros a la plaza (con lo que cuesta criarlos) podíamos poner pantallas LCD HD 1080p mucho más baratas y proyectar las corridas de Manolete que tienen unos estándares de calidad idénticos o incluso mejores , jajaja

  2. Entonces: ¿Para perpetuar una tradición me venden carne de vaca a precio de buey cuando el coste de producción de éste último es muchísimo más alto? No hombre…si me quieres vender vaca, me dices que es vaca y me lo cobras a precio de vaca, porque todo lo que no sea así me parece que es engañar al consumidor.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.