Milka nos afloja los Huesitos

Si uno entra en la página que la marca de chocolates Milka tiene en Facebook y es un poco sensible, se pone tierno. Se le aflojan los Huesitos, si se me permite un chiste fácil que quien no entienda lo hará enseguida. Al menos eso es lo que buscan los gestores de la marca con sus fotografías y vídeos en los que niños, padres, parejas o amigos aparecen en escenas de la vida cotidiana que nos recuerdan lo estupendo del  género humano.

Las grandes marcas, no solo Milka, han apostado por la pureza y el buen rollo como si a los destinatarios del mensaje publicitario nos faltara alguna neurona. Las televisiones se llenan de anuncios carísimos que cuentan historias en las que personas con un corazón que no les cabe en el pecho levantan con su esfuerzo y alegría de vivir un mundo ejemplar. Por supuesto, el que paga el anuncio está siempre detrás de esas grandes y virtuosas voluntades.

En fin, gente que sabe más que yo ha decidido que eso funciona, así que quizá lo haga. Lo que pasa es que, de vez en cuando, la verdadera cara de los anunciantes aparece sin antifaz y hasta los tontos nos damos cuenta de que todo es comunicación de poca monta. Y ahora me explico.

Los chocolates Milka, como los famosos Huesitos, pertenecen al mismo amo, la multinacional Mondelez International (antes Kraft Foods). Un amo que nos pone tiernos cuando nos quiere vender su chocolatada pero al que no le ablanda el miocardio la posibilidad de que un pueblo entero desaparezca prácticamente del mapa cuando su decisión de cerrar la fábrica en la que trabajan la mayoría de los vecinos sea ejecutada.

Se trata de Ateca, una población zaragozana, pegada a Calatayud, que desde 1862 alberga una conocida fábrica de chocolates que Mondelez International compró recientemente. Tiene unos 2000 habitantes que dependen casi exclusivamente de los 107 puestos de trabajo que van a desaparecer. Quien quiera seguir sus vicisitudes puede hacerlo a través de este enlace.

¿Tenía problemas, perdía dinero? Parece ser que no. ¿Se había negado la plantilla a revisar las condiciones de trabajo como se ha hecho en cientos de empresas? Parece ser que ni se le ha dado esa opción. Simplemente es más barato producir en Polonia y el tierno amo de Mondelez/Milka/Halls/Oreo/Philadelphia y otras no ha podido evitar que asomara su colmillo depredador mientras difunde vídeos con abuelos que tocan el acordeón por un mundo mejor. Deslocalización, lo llaman.

A mi modo de ver estamos ante una operación de manual: compro una empresa con una marca apreciada por el público y consolidada en el mercado (en este caso, Huesitos) y después vendo/cierro todo menos la marca, que es lo que vale y a lo que le voy a sacar una pasta gansa. Pero esto solo es la hipótesis de un tonto al que los anuncios de chocolate hace mucho tiempo que no le ponen tierno.

Si detrás de este movimiento empresarial hubiera seres humanos, podríamos intentar poner a prueba su ternura explicándoles que el cacao es muy posible que entrara en Europa a través del Monasterio de Piedra y que, por lo tanto, el chocolate tiene en esta zona una de sus grandes raíces históricas. Que, en consecuencia, no es casualidad que Ateca cuente con una larga tradición chocolatera. Que, como resultado de lo anterior, la población del lugar está culturalmente vinculada a este producto y lo lleva en su ADN. Que…

Perdón, acabo de darme cuenta de que así no se pone a prueba la ternura de nadie, sino la inteligencia. ¿Existe un lugar mejor para hacer buen chocolate? ¿Podrá encontrarse más conocimiento, implicación y voluntad por el trabajo bien hecho en sitio alguno? ¿Alguien podrá facilitar mejores argumentos de márquetin a los vendedores del producto que quienes lo alojan en su sistema circulatorio?

Quien quiera contarnos historias bonitas y ponernos tiernos, por favor, que acuda al origen, al espacio donde se arremolinan las emociones desde hace siglos, al único de donde pueden salir mensajes creíbles que hagan del consumo de chocolate una experiencia emotiva y no una manufactura mal pagada como serán, probablemente, los Huesitos de Polonia.

 

Comparte esta entrada

12 comentarios en “Milka nos afloja los Huesitos”

  1. Saludos desde Zaragoza.
    No puedo estar mas de acuerdo con tu articulo, tienes toda la razón del mundo en desvelar la catadura de esta gentuza.
    Muchos alaban las virtudes de la Globalizacion, pero en mi opinión tan solo ha traído mas y mas quebraderos de cabeza a gente como la que hoy reflejas en tu articulo.
    Muy buena entrada por cierto.
    Por mi parte y hace un montón de años que desde crío disfrutaba comiendo Huesitos, pues en Aragon hay una gran distribución de este producto, no solo voy a dejar de consumirlos, ademas voy a hacer campaña toda la que pueda y mas para que la gente no compre productos relacionados con esta empresa.
    Un saludo.

    1. Gracias, Nacho. Me alegro de que te haya gustado. La globalización tiene, claro está, sus cosas buenas y malas. De estas historias deberíamos sacar un aprendizaje muy importante: apostar por las empresas que no se deslocalizan. Las cooperativas, por ejemplo, no lo hacen.

    1. La historia siempre estará ahí y se podrá aprovechar de alguna manera. La de los Huesitos es importante, pero la de Ateca y el chocolate, más. Ahora el trauma está en pleno estallido y no deja pensar con claridad, pero dentro de no mucho tiempo quizá se pueda pensar en proyectos que se nutran de esa historia, de la marca Ateca, que existe, y de la inteligencia de la gente de allí. Antes hablaba de las cooperativas, ¿por qué no pensar en crear una que aproveche todos los recursos disponibles? Y, entre ellos, el impulso publicitario que esta crisis podría darle.

  2. Quiero darte las gracias de todo corazón por este artículo. Mis padres, los dos, trabajan en la fábrica Hueso y al igual que muchos compañeros se quedan sin trabajo con más se 50 años…nos han destrozado. Como tu dices…esto es mucho más que el cierre de una empresa…es nuestro pasado, nuestro presente y sin ella ni siquiera podemos hablar de un futuro. Efectivamente…los huesitos están en nuestro ADN y sin ellos nuestro pueblo muere…mejor dicho es asesinado con premeditación y alevosia….porque (una vez más estoy de acuerdo contigo) Kraft foods (ahora Mondelez Internacional) compró la empresa con el único objetivo de llevarse las marcas que nacieron en Hueso…en nuestro pueblo…y gracias a las manos de nuestros familiares y amigos.Así que muchas gracias de todo corazón…a los atecanos nos tocais el alma con vuestros comentarios y apoyos. Seguiremos luchando por el no cierre de nuestra querida Hueso… y si no es posible…yo al menos…no me quedaré de brazos cruzados.

  3. Desde la infancia hasta pasada la adolescencia, y hasta hace unos meses, he comido Huesitos, me acuerdo de esas tardes fantásticas de niñez,de las risas, de muchas cosas, una de las cosas que recuerdo con más cariño es cuando mi tia (que murió y que fué de mis preferidas) nos traía a todos, a su hijo y a sus sobrinos Huesitos, nos daba uno a cada uno no fueran a sentirnos mal, jeje me acuerdo de su sabor de aquellos mordiscos que dabamos esperando que no se acabara nunca, era una época dulce pero desgraciadamnte todo se acaba todo finaliza y depende de nosotros acordarnos o esforzarnos en no perder la ilusión por las cosas que hagamos y sentirnos jovenes.

    Ahora voy a escribir algo positivo me acuerdo de otros chocolates que comiamos de pequeños y todavía estan: los conguitos, kinder, toke, kit kat, , m&ms, los lacasitos, en fin estos van a seguir conociendolos afortunadamente generaciones futuras, pero Huesitos da pena porque se elaboraba en Zaragoza y se distribuía en toda España, como la marca Lacasa productora de algunos productos ya mencionados, es una pena por que más seguro es que no volveran a hacer huesitos pero siempre nos quedará el recuerdo y el sabor, que es lo que perdura despues de habernos comido el último huesito.

  4. Pingback: Ateca es chocolate - Periodismo Agroalimentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.