Mercasa presenta su anuario …y Tejerina nos deja sin titulares

Vale, de acuerdo, muchas veces se invita a los ministros, altos cargos y personajes varios a determinados eventos para que jueguen un papel secundario, bien luciendo palmito o bien repartiendo sonrisas y parabienes. Son un simple reclamo, una forma de animar al personal e incentivar su asistencia.

También estaremos de acuerdo en que una ministra queda fetén bajo los frescos de Julio Romero de Torres y las grandes lámparas del rococó de nuevo cuño del Salón Real del Casino de Madrid. Pero no creo que esa fuera la intención de Mercasa a la hora de invitar a la titular de Agricultura, Isabel García Tejerina, a presidir la presentación de su informe anual sobre la alimentación en España. Entre otras cosas porque la ministra es una de las ‘dueñas’ de la empresa pública.

Por eso no se entiende una intervención tan anodina por su parte. Se trata de un acto consolidado desde hace tiempo en la agenda del sector, que se plantea con unos objetivos de comunicación ambiciosos, que reúne a gente muy notable del ámbito agroalimentario y que no debería ser solventado de una forma tan ligera e insustancial.

ISABEL GARCÍA TEJERINA
La ministra, en su intervención. Mercasa

Alimentación en España es un documento que se elabora todos los años, lleva diecisiete ediciones y ofrece una visión muy completa de las cifras agroalimentarias de cada ejercicio. En palabras de la propia ministra, se trata de “un valiosísimo documento de análisis” cuya publicación y presentación, repetimos, constituyen un momento muy importante para Mercasa.

Se merecen, por tanto, una intervención más densa por parte de quien dirige el sector agroalimentario en nuestro país, como se la merecen todos los que asisten a este evento prestos a escuchar lo que la suma sacerdotisa tenga que decir.

Pero ni Alimentación en España 2014 ni el público congregado han merecido en esta ocasión un análisis de su contenido por parte de Tejerina, que se ha limitado a desgranar los principales datos del documento con apenas anotaciones al margen. Todo un desperdicio, por otra parte, porque cuando se tiene un auditorio tan numeroso (más de 200 personas, probablemente), tan destacado (agentes muy variados del sector) y tan cautivo (todos atentos y dispuestos a escuchar lo que se les diga) conviene aprovechar el momento para transmitir algo más que unas cifras que cualquiera puede ver en la propia publicación o en la nota de prensa correspondiente.

Imagen del anuario. Mercasa
Imagen del anuario. Mercasa

La ministra ha malgastado una buena oportunidad para animar, defender, incentivar, retar o hacer cualesquiera otros guiños al sector. Y la ha desperdiciado no por falta de capacidad para hacerla rentable (las palabras precedentes no son un juicio a su valor profesional), sino por una estrategia de comunicación, en este caso, despistada (¿o hay alguna intención en ello?).

Una empresa que se redefine

Por el contrario, el presidente de Mercasa, Eduardo Ameijide, ha estado más hábil para colocar sus mensajes y transmitir algunas ideas de interés a los asistentes. Su intervención, más centrada en lo cualitativo que en lo cuantitativo (¿había reparto de papeles?) nos ha hecho saber que el holding de los mercas también anda buscando su lugar en este mundo tan cambiante y sorpresivo.

Mercasa trabaja para encontrar operadores alimentarios de peso que den un nuevo sentido a su tradicional papel de intercambio mayorista-minorista, pero al mismo tiempo pretende arrimarse al negocio virtual que se desarrolla por Internet y a los incipientes esquemas de consumo que se vinculan a las comunidades y redes sociales.

Eduardo Ameijide, presidente de Mercasa. Mercasa
Eduardo Ameijide, presidente de Mercasa. Mercasa

“Estamos diseñando un nuevo modelo de merca”, afirma al reconocer que el cambio es necesario y que, quien más quien menos, se ha aplicado a la tarea de ensayar alternativas estratégicas que aporten novedades y una forma distinta de encarar los mercados alimentarios.

No es nuevo, hace tiempo que sabemos que el arquetipo tradicional de los mercados de abastos se agota, pero es bueno que el presidente de estas entidades que tan importante papel han venido jugando en nuestra alimentación transmita sensaciones dinámicas. Es bueno para su red de mercados, pero también para que cunda el ánimo innovador entre quienes están insertos en ella de una u otra manera.

Cuatrocientas páginas largas de información

Por lo demás, encomiable trabajo el que realiza el equipo de Mercasa año a año. Más de 400 páginas de datos (estará disponible también en la web) con información básica, por sectores o por comunidades autónomas.

Un caudal de información lo más actualizada posible (en este caso, 2013) sobre la producción, la industria, la distribución y el consumo de alimentos en España, lo que facilita la posibilidad de encontrar en un único documento una visión panorámica y muy completa del sector agroalimentario de nuestro país.

Por destacar algunas cifras, diremos que el valor de la producción agraria en el año 2013 fue de 44 271 millones de euros (un 4,9% más que el año anterior), que la balanza comercial creció un 36%, con un saldo de 7841 millones de euros, que la industria alimentaria hizo ventas por cerca de 92 000 millones (+ 1,9%) y que el gasto de los españoles en alimentación y bebidas se situó en 101 250 millones (+ 0,6%).

Estos podrían ser los titulares de una crónica sobre lo acontecido en el Casino de Madrid, pero hubiéramos preferido que la ministra García Tejerina nos hubiera ofrecido alguno más enjundioso.

El Salón Real del Casino de Madrid, completo. Mercasa
El Salón Real del Casino de Madrid, completo. Mercasa

Comparte esta entrada

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.