Interesante jornada para celebrar los 25 años de la Asociación de Industrias de Alimentación de Aragón

La Asociación de Industrias de Alimentación de Aragón (AIAA) cumple 25 años y acaba de celebrarlo con una jornada técnica sobre la industria alimentaria. Buenos ponentes con buenas ponencias. Ideas interesantes, no siempre nuevas, pero, a diferencia de lo que suele ser habitual cuando se pone a grandes empresarios o asesores frente a pymes, casi todas aplicables sea cual sea el tamaño de la empresa que uno tenga.

Abrió la jornada, como moderador, Jorge Jordana, de la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), hombre inteligente y experimentado, profundo conocedor del sector, en el que ha desarrollado una larga carrera profesional. Mostró su confianza en la industria alimentaria, cuyas cifras a pesar de la crisis invitan al optimismo, y la defendió con su habitual vehemencia.

Por su parte, Alberto Espelosín, director de Análisis y Estrategia de Ibercaja Gestión, ofreció interesantes claves sobre la situación económica actual, caracterizada por haber entrado en “la mayor recesión global de todos los tiempos”. Según indicó, hemos pasado de una economía manufacturera a otra de servicios, mucho más débil, y en los próximos diez años habrá que tomar importantes decisiones de cambio estructural. Insistió en que España está “sobredesarrollada”, con un nivel de bienestar que no se corresponde con su riqueza, y anunció el estallido de una nueva burbuja inmobiliaria, esta vez en China. El envejecimiento de la población, dijo, “es el gran problema del mundo”. Por cierto, también anunció una bajada de precio en las materias primas que podría ser espectacular.

José Antonio Boccherini, director del departamento de Empresas Alimentarias del Instituto Internacional San Telmo, ofreció su receta para sobrevivir en un mercado alimentario maduro como es el europeo, en el que la oferta es mayor que la demanda y la presión sobre los precios no cesará:

  1. Ser líder (de sector, de categoría, de nicho…).
  2. Justificar los sobreprecios con valor.
  3. Volver a crear magia en la alimentación (aportar valores intangibles al producto).
  4. Crecer a base de inventar una categoría, reinventar una que ya esté madura o cambiar las reglas del juego.
  5. Internacionalizarse.
  6. Asumir el reto digital.

El gerente de la AIAA, Ignacio Domingo, desgranó en su turno las medidas que la AIAA propone para el desarrollo de la industria alimentaria en Aragón y que se pueden consultar aquí.

José María Vilas.

Y, como en un espectáculo que se acerca a la apoteosis final, los organizadores dejaron las dos intervenciones más sabrosas en último lugar. José María Vilas, presidente de la Asociación Multisectorial de Empresas de Alimentación y Bebidas (Ame) ofreció su receta para el éxito en una ponencia a caballo entre la gestión técnica y el humanismo empresarial, animando a los presentes a esforzarse al máximo en el primer aspecto pero sin olvidar que tener equipos motivados es imprescindible y que, a la postre, “ganar es ser feliz”. La receta reza así: portfolio adecuado, la casa en orden y, como sea dicho, equipos motivados.

Cerró Carlos Barrabés, paradigma del moderno emprendedor y profeta de las nuevas tecnologías, pero su ponencia es tema para otra entrada.

.

 

.

 

La clausura corrió a cargo del consejero de Agricultura, Ganadería  y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Modesto lobón, y tras la misma se realizó un homenaje a las empresas fundadoras de la asociación.

(Fotografías de Fabián Simón)

Comparte esta entrada

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.