El voluntariado para la formación periodístico-ambiental se llama Greenaccord

Sigo en el foro internacional sobre protección de la naturaleza, donde hoy nos cuentan cosas muy interesantes acerca del negocio de gestionar los residuos, que no es moco de pavo ni económica ni social ni política ni policialmente. Y hablo con los organizadores del evento para conocer mejor esta ONG llamada Greenaccord.

Napoli 2013
Cartel de las jornadas.

Resulta que es una asociación de periodistas voluntarios que, preocupados por la formación propia y la de los colegas que se dedican a hacer información medioambiental, se juntaron hace 10 años para tapar tantas lagunas de conocimiento como fuera posible.

Así nacieron las dos reuniones que celebran al año, ambas en Italia, pues italianos son los impulsores de la organización, lo que no impide que se hayan adherido a ella periodistas de distintas partes del mundo. La primera tiene carácter interno, solo para profesionales de los medios itálicos, donde se presta especial atención a los semanarios de las diócesis católicas. Se debe esto a un par de razones: que la organización es católica y que estos semanarios tienen, en conjunto, una gran difusión.

El segundo encuentro es internacional y reúne a informadores de los cinco continentes. Más de un millar han pasado ya por las distintas ediciones del foro. “La información medioambiental es compleja y hace falta formación y actualización continua; sobre todo nuestra actividad es necesaria para aquellos periodistas de redacciones pequeñas que deben atender muchos y variados temas a la vez y que a veces escriben de catástrofes medioambientales sin la suficiente preparación”, me cuentan.

Y esta música me suena. ¿Cuántas veces hemos comentado algo parecido con respecto a la información agroalimentaria y, por ejemplo, las crisis sanitarias? Pues en el gremio vecino (agricultura y medioambiente van a menudo de la mano) ya llevan tiempo trabajando en ello. Sus foros cuentan siempre con expertos de primer nivel (casi siempre del ámbito científico) y se organizan con dos premisas ineludibles: además de formar deben trasladar historias, porque son historias lo que buscan los periodistas; y, por otro lado, los ponentes pasan los cuatro días del encuentro junto a los informadores, para que la interactividad sea real y se pueda profundizar en las materias. Después, las relaciones suelen permanecer y la red se mantiene viva y creciente.

Mesa redonda sobre las ecomafias.

De hecho, Greenaccord crece poco a poco gracias al trabajo en red de sus socios y colaboradores. Los primeros son unos 60; los segundos, más de 150 de 54 países, que van extendiendo poco a poco una causa que no es ambientalista, sino formativa. Al menos, eso dicen, aunque el contexto en el que se desarrollan los foros no deja de ser una llamada a la defensa de la naturaleza. No parecen, eso sí, activistas, por lo que no son incómodos a los poderes y consiguen apoyos que facilitan lo que únicamente con su trabajo voluntario no sería posible.

¿Y la agricultura? La agricultura también tiene su sitio, especialmente en algunas convocatorias muy íntimamente ligadas a esta, como fue la celebrada sobre el cambio climático. Pero si Greenaccord viene hoy a este blog no es por el contenido agroalimentario del encuentro de estos días en Nápoles, sino por lo que tiene de espejo en el que mirarse. He reivindicado muchas veces la necesidad de formar periodistas especializados en el agro y la alimentación y, mira por dónde, me encuentro con una fórmula a la que quizá con mis colegas de la Asociación de Periodistas Agroalimentarios de España (APAE) podríamos darle un par de vueltas.

Comparte esta entrada

2 comentarios en “El voluntariado para la formación periodístico-ambiental se llama Greenaccord”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.