Brazal y El Candelas: arroz, gastronomía y comunicación

Como productos de consumo, es normal que la comunicación de los alimentos se realice asociada al hecho de consumirlos. Sin embargo, mientras la cocina y los cocineros españoles eran unos desconocidos muy poco valorados por el gran público, los productores apenas los tenían en cuenta en su comunicación.

Hoy las cosas han cambiado y colocada la coquinaria nacional en los primeros puestos de la internacional, convertidos los chefs en prescriptores de postín y convencidos los establecimientos de restauración de que también ellos han de promocionarse, la asociación entre alimento y cocinero/restaurante es mucho más habitual.

Es una buena estrategia porque así los alimentos se benefician del nuevo estatus de los fogones en las percepciones del público. Ahora, cuando un cocinero recomienda tal o cual producto o materia prima, este suele revalorizarse. Y no es que cualquier cocinero/restaurante sea bueno y fiable, pero el conjunto de la profesión ha ganado prestigio y eso se nota en la confianza que cada vez más se deposita en los miembros del colectivo.

No hace mucho estuvimos en una de esas presentaciones que funden alimento y cocina. Brazal es una marca de arroz bajo la que se comercializan distintas variedades de este cereal, algunas de las cuales están certificadas por C’alial, una etiqueta de garantía del gobierno de Aragón. Detrás se encuentra Arrocera del Pirineo, cooperativa de segundo grado donde se integran la práctica totalidad de las cooperativas arroceras de Aragón y Navarra. La altitud y la pureza del agua con la que se cultiva son dos de los principales argumentos que exhibe la empresa a la hora de diferenciar su producto.

Risotto de oliva negra con rulo de cabra.
Risotto de oliva negra con rulo de cabra. Vía Adico

Por su parte, El Candelas es un restaurante zaragozano con más de 50 años de historia y, de momento, un relevo que llega a la tercera generación. Algunos prefieren llamarlo casa de comidas porque en la cocina hay guisanderas que hacen guisos y prestan mucha atención a la materia prima que manejan. Sea como fuere, un establecimiento con reputación al alza por lo que sale de sus fogones, sobre todo cuando viene de antiguo (los amantes de los callos no deberían perderse los de aquí).

Los 'Callos de Teresa', la estrella de la casa, no podían faltar en un plato de arroz.
Los ‘Callos de Teresa’, la estrella de la casa, no podían faltar en un plato de arroz. Vía Adico

En definitiva, que Brazal y El Candelas se han dado la mano para ofrecer un menú de arroces (disponible hasta el próximo mes de septiembre, salvo prórroga) que sirve para dejar muy buen sabor de boca a los comensales y prestigio a ambas partes, pues la materia prima es buena y el restaurante, también; además de que para cada plato se ha elegido el tipo de arroz que mejor comportamiento presenta de cara al objetivo final.

Como resultado, el reconocimiento que pueda quedar de una colaboración entusiasta, el trabajo bien hecho y una comunicación adecuada. Recordemos que los dos últimos siempre han de ir juntos; tan inútil es un buen resultado sin comunicación como la comunicación de hechos irrelevantes.

candelas-brazal-Anas
Ana Abadías, de El Candelas, y Ana Caudevilla, de Brazal. Vía Adico

Comparte esta entrada

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.